¿Cómo elijo una alfombra tejida a mano? por Alejandro Kalpakian | Director Design Carpets

Son siete los puntos que tengo en consideración y sugiero al momento de elegir y comprar una alfombra, sea ésta para ambientar un hogar o como pieza de colección.

1. Procedencia

El contexto temporal y geográfico no es un dato menor al elegir una alfombra.

La antigüedad de un textil puede ser determinada por técnicas sofisticadas que nos permiten componer el periodo en el cual fue tejida la pieza y entender los orígenes del tejido.

Algunas veces podremos observar firmas, sellos, fechas o inscripciones en la alfombra que nos permitirá determinar alguno de estos datos temporales y/o geográficos.

Asimismo, la técnica de tejido –nudo persa, turco, tejidos planos, etc.-, como así también los materiales –algodón, lanas de oveja, lanas de camélidos, etc.- utilizados en trama, urdimbre y felpa, ayudan a recolectar datos que nos permiten determinar el “pedigree” de cada alfombra.

2. Color

Un excelente diseño pero con colores pobres es menos deseable y atractivo que una alfombra con los colores ideales.

¿Y que es un color ideal para mi? Son aquellos colores generados a través de teñidos naturales –en base vegetal, insectos, minerales, etc -. Éstos generan un efecto increíble en las alfombras, con sutiles tornasoles o cambios de color –conocidos técnicamente como “Abrash”– que provocan en la pieza un aire de sofisticación singular, haciéndola irrepetible.

El color dentro del contexto de la alfombra o tejido debe tener una armonía y “sutil precisión” de acuerdo a la procedencia de la pieza.

Asimismo, los colores, en alfombras antiguas, pueden tener una significación o representación especial para cada pueblo.

3. Diseño

Hay diferentes elementos a considerar en relación al diseño de una alfombra: forma, proporción, balance, uso del espacio y armonía de los motivos.

Un buen diseño es materia muy personal pero dentro de cada categoría de alfombras tejidas a mano, podemos objetivamente evaluar la calidad y apariencia de cada diseño.

El diseño refleja el proceso creativo, la maestría, creatividad  y profundidad artística del tejedor.

También los diseños poseen un significado particular para el pueblo que los desarrolló, reflejando aspectos de las sociedades o regiones en las que convivieron las alfombras en el pasado.

4. Rareza de una alfombra

Como en una pintura, escultura o cualquier forma de arte decorativo, la rareza o característica única de cada pieza aumenta su valor, tanto artístico como económico. Y esa rareza no solamente está dada por su antigüedad sino también por la visión artística y ejecución de la obra textil.

5. Maestría del artesano

La maestría del tejedor se describe por la selección de las lanas, el teñido, la técnica y destreza del tejedor sentado frente al telar desarrollando la obra textil.

El manejo de tensiones de hilados, las líneas rectas y la estabilidad dimensional de la pieza son cuestiones a tener en cuenta al momento de selecciona una alfombra.

Las imperfecciones, “errores en el diseño” o cambios de color pueden ser algunas veces rarezas muy valoradas por coleccionistas al momento de elegir una pieza.

Es importante resaltar que los nudos por m2 no son la única consideración al momento de determinar la calidad y categoría de una alfombra tejida a mano. La cantidad de nudos por m2 puede variar de acuerdo al tipo y procedencia de la alfombra, así como también el taller o pueblo nómada que la tejió.

6. Estado general de la pieza

En relación al estado general de la alfombra tejida a mano, evalúo el desgaste del tejido como así también del teñido o decoloración de la alfombra, revisando que no haya pasado por procesos de desteñido o añejamiento con decolorantes, o también llamados “antique washed”, que buscan replicar o copiar a las alfombra antiguas originales.

Una buena restauración o mantenimiento de una pieza textil revaloriza y recupera el valor estético y patrimonial de una pieza.

La limpieza profesional y lavado artesanal periódico es sugerido para alfombras de uso regular, ya que ayudan al mantenimiento del tejido y colores de la pieza.

Es importante resaltar que no se deben usar químicos ni maquinas en el proceso de lavado y secado de alfombras tejidas a mano, éstos provocan desgastes y deterioros muchas veces irrecuperables.

Finalmente al evaluar una pieza, reviso que la misma no haya sido atacada por polillas o insectos, como así también por la humedad que provoca la descomposición de la trama y urdimbre del tejido.


7. Apreciación general de la alfombra

Y por supuesto al final del camino y cuando se toma la decisión final, la apreciación general de la pieza es determinante.

¿Es la alfombra ideal para mi? ¿Sus colores, originalidad del diseño, calidad de materias primas, maestría del tejedor, procedencia y armonía general?

Y ahí está la verdad. Si uno ama esa alfombra o le atrae por una cuestión en particular, esa es la mejor razón para definir una compra.

Si la compra es por un motivo decorativo o como parte de una decisión de coleccionista o también como una inversión hacia el futuro, no lo dude, elija de acuerdo a sus instintos, sus gustos y de acuerdo a lo que le dicte su corazón.

www.designcarpets.com.ar | info@designcarpets.com.ar




Entradas populares de este blog

¿ Cual es la diferencia entre una Alfombra tejida a mano y una Hand Tufted?

¿Como se tejen las alfombras persas?

Restauración y Conservación de Alfombras | Hoy: Flecos | Experto: Sr. Ohan Kalpakian